Las maravillosas islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina

Raizal

Las maravillosas islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina

11+

En las maravillosas islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina nos encontramos los Raizales; somos de origen afro, descendientes de la unión entre europeos, principalmente ingleses y algunos españoles, con esclavos africanos en su mayoría de Jamaica. Para mí ser raizal es vivir cada día conectándome a lo más profundo de la isla, y a pesar de ser criada desde nuevas realidades sociales en las que crecieron mis abuelos, desde pequeña he vivido la diversidad de mi comunidad en los bailes, en la música, porque nosotros los raizales en todo momento nos distinguimos por mantener respeto a nuestra cultura, a nuestras creencias y a nuestra lengua creole, un legado cultural que mezcla el inglés, el español, y sobre todo, el africano (García, 2003).

Mi familia es bautista, religión que predomina en la isla. Desde pequeña mi abuela me enseñó el respeto por nuestras creencias religiosas. Los domingos son un día muy especial para nosotros, por eso debemos prepararnos y vestirnos de manera elegante para honrar a Dios. Yo participé en el coro y en los grupos de la iglesia, en donde mi papá era pianista. Crecimos con esta influencia musical tan marcada, que mi hermana decidió estudiar Música. Dentro de las ceremonias que realizamos están nuestros cánticos, la lectura e interpretación de los pasajes bíblicos y testimonios con la participación de los fieles, la interacción entre pastores y feligreses (Saavedra, 2005).

Tras la noticia del fallecimiento de alguien cercano se acostumbra a visitar la casa del difunto, no sólo para manifestar nuestra condolencia, sino, sobre todo, para apoyar a la familia en la preparación y quehaceres de su casa, donde realizamos el velorio. Las nine nights (velorio) son este acontecimiento en donde vienen muchas personas de la comunidad y traen abundante comida para compartir entre todos, como una forma de acompañar a los familiares del difunto. Arreglamos la casa de blanco y negro en señal de luto y cubrimos todos los espejos con sábanas blancas para que así el espíritu no quede atrapado en ellos. También nos acostumbramos a dar mensajes bíblicos para la despedida de su espíritu, y se dan algunos testimonios de amigos cercanos contando su labor en su paso por la tierra (Saavedra, 2005).

En nuestra música tenemos sonidos melancólicos y nostálgicos, cánticos asociados a la lejana tierra africana; espontáneos calipsos que narran episodios cotidianos o de inconformismo; reggae jamaiquino; alabanzas interpretadas en las iglesias; Country del sur de los Estados Unidos; hasta las piezas de polka y pasillo. Nuestros bailes típicos son el Schottiste, Quadrille, la Mazurca, el jumping polka, el Vals, el minuet, el foxtrot, el mento antillano y el calipso de influencia afrocaribe (Saavedra, 2005). Los trajes típicos de algunos de estos bailes son formales, incluso con manga larga y algunos con sombrilla. El calipso sí me parecía un poco más descomplicado; recuerdo que desde pequeña usaba faldas, camisas cortas y mis trenzas con las que bailaba siempre descalza.

La gastronomía ocupa un lugar privilegiado en nuestra cultura Raizal, en todo evento siempre predomina la comida, especialmente la típica de la isla como son los frutos del mar (pescado, caracoles y cangrejo). Nuestro plato típico es el rundown, que combina el pescado y el caracol, con una deliciosa salsa de coco (Saavedra, 2005). Nos gusta realizar este plato en familia, en donde cada miembro tiene responsabilidades con los ingredientes. Hacer rundown es un delicioso plan en el que compartimos al cocinarlo y comerlo.

La tradición oral cobra mucha importancia para mi pueblo, al permitirnos transmitir prácticas culturales y mensajes que pasan de generación en generación a través de las historias. Por ejemplo, las historias de “Brother Anansi”, personaje tradicional de nuestros cuentos y fábulas infantiles, que se convierte en un héroe al evocar a nuestros ancestros africanos y el espíritu de la libertad que jamás pudo ser dominada a pesar de la esclavización física. Anansi es una araña que se caracteriza por su astucia e inteligencia sobre la fuerza de los animales más grandes como el león y el tigre para transmitir las moralejas y los mensajes respecto a la conducta que debemos o no seguir (Saavedra, 2005). Anancy, “violador de tabús” que constantemente transgrede normas sociales:

Hace parte del legado cultural africano a la población Raizal por parte de los Fanti-Ashanti, que es la región de donde es originario este personaje. Cada cuento es una enseñanza de vida, que permite fomentar valores como la humildad, la honestidad y la amistad, los cuales han sido cultivados en el seno de la familia y transmitidos de generación en generación entre la población Raizal (Banco de la República, s.f).